Jesús camina con los oprimidos – por Ayelén E.

Jesús caminó entre personas oprimidas, explotadas y necesitadas, observándolas y acompañándolas en su dolor. Pero no sólo eso sino que trabajó incansablemente para lograr su liberación. Recorrió desiertos, lagos (o mares), y lugares inaccesibles.
Hoy continua transitando nuestras calles, lo hizo en la marcha para exigir justicia por la desaparición forzada de los 43 estudiantes mexicanos, por Paula, por Julio, por Franco y ahora por Pichón… y por tantos otros que fueron desaparecidos y muertos impunemente por un orden inhumano e injusto.

Mural de Cerezo Barredo

Jesús, incluso, se encuentra acompañando a los pueblos originarios en su lucha y resistencia por la recuperación de sus tierras y el reconocimiento de sus derechos, negados por siglos. Y nos insta a sumarnos.
También está expectante y esperanzado que apostemos por nuestros niños y jóvenes, los postergados, los que hoy resultan un blanco del narcotráfico y del gatillo fácil.

Recientemente lo observé abrazando a familiares de víctimas de la injusticia, él no es indiferente frente a esto, al punto que estaba molesto e indignado porque el poder opresor nos sigue amedrentando y avasallando, buscando debilitar nuestras fuerzas y unidad. Por ello, nos alienta a movilizarnos y seguir reclamando por memoria, verdad y justicia, por los que ya no están, y por los que aún quedamos, para construir y trabajar en el día a día por un presente y futuro mejor para todas y todos, por más que parezca ser un cliché o una simple utopía.

quom

Jesús acobija y seca las lágrimas de tantos niños, niñas y mujeres que resultan ser violentadas dentro y fuera de sus propios hogares, los que sufren hambre, violencia, abusos y atropellos de todo tipo, los exhorta a rebelarse y liberarse de esas cadenas que avasallan ilusiones, sueños, esperanzas y derechos… Pero también observa que el hombre (el varón) es un explotado más, y apuesta incansablemente por su liberación, porque al liberarse está liberando a otros de su propia opresión…

Ayelen E.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *