Evangelización constante – Por Diego M.

Una mañana haciendo el devocional con mis hijos, Mateo (9) y Juan Martín (5), leíamos 1 Pedro 4:1-8 y me preguntaron qué significaba que vivos y muertos serían juzgados por el Señor. Entonces les pregunté si sabían que es el evangelio, cual es la buena noticia de Jesús. Entonces les conté que la buena noticia de Jesús, es que si creímos en Jesús, Dios nos abraza y promete tenernos para siempre con él; pero que si no creímos nos enviará lejos de su presencia. Lo más llamativo que surgió de este devocional, fue la oración de Mateo: “…Ayúdanos a seguir creyendo, a permanecer. Que podamos contarle a la gente que no cree en Jesús, tu Palabra, pero que podamos hacer todo lo posible para que crean…” Esto me dejó sin aliento, sin conocer todos los versículos de la Biblia, entendió el sentido las palabras del apóstol Pablo, “…a todos me hice de todo, para salvar al mayor número…”

Muchas veces me pasa que al estar reunidos y compartir como el ministerio estudiantil nos ha afectado positivamente y Dios ha usado hermanos y hermanas para bendecir nuestras vidas, me emociono y me alegro. Pero siempre me quedo con ganas de más al considerar que son muy pocos los que han sido evangelizados y se han convertido al Señor Jesucristo por el impacto directo del ministerio estudiantil en Argentina. Digo me quedo con ganas de más, porque sé que Dios nos ha dado todo su poder y muchísimas herramientas para poder compartir de manera efectiva el evangelio.

Todas las cosas que corresponden a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, lo que nos alcanza de sobra para vivir vidas plenas. Vivir el evangelio en nuestro lugar de estudio, trabajo, en el hogar de manera emocionante; tomando los desafíos de vivir vidas santas, sin miedo a sufrir, sin miedo a darnos, a equivocarnos. Los estudiantes que me predicaron en la universidad eran personas comunes, pero se arriesgaron. Se enfrentaron a la posibilidad del insulto o el desplante, pero ahí estaba el Espíritu Santo, convenciendo, transformando mi toda vida, de manera integral.

Por eso nuestra oración en estos tiempos de festejos de los 47 años de ABUA, es que seamos un ministerio de evangelización constante, para que el mayor número de estudiantes abracen la fe del Señor Jesucristo, haciendo nuestro el sentir de hacer todo lo bíblicamente posible, según Dios nos haga entender para que esto sea así.

Diego Meza – Asesor de ABUA en Corrientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *